¿Qué tanto se puede enseñar con 50 cartuchos?

 cartuchos

 

"En los requerimientos de tu curso de tiro policial nos pediste 200 cartuchos de pistola y 200 de carabina por día para cada persona, otro instructor sólo pide 25 por plataforma para el curso completo y nos dice que puede lograr lo mismo que tú, por eso me ordenaron quitarte el curso para dárselo a él."

28 de diciembre de 2017. Por Cristian Jiménez

 

Hace ya algún tiempo recibí esta respuesta por correo electrónico sobre una propuesta que me pidieron en alguna de las tantas academias de formación policial que hay en México. Hablando de entrenamiento de tiro en las corporaciones de seguridad pública mexicanas, hay un problema generalizado con la idea de las necesidades materiales que se cree son "suficientes" para entrenar a un elemento policial para emplear un arma de fuego en defensa propia de los ciudadanos a los que sirve y protege. Se ha generalizado de tal manera, se llega al grado de contratar a personal que dice enseñar tiro policial sin requerir cartuchos ni armas -le basta con marcadoras de gotcha. Fuera de este ejemplo tan "exagerado" -que desgraciadamente es real y fui testigo-, la escasez de cartuchos para entrenamiento es el elefante en el cuarto que todos dicen dominar. Desconozco la lógica de la mayoría de mis colegas al afirmar que con una mínima cantidad de cartuchos pueden preparar adecuadamente al personal para esta tarea, pero pasa en la mayoría de los casos y, en honor a la verdad, hace ya varios años en mis inicios como instructor, pensaba lo mismo.

El entrenamiento constante en otros ambientes, contrastar el desarrollo como tiradores (de otras personas y el mío) con respecto a los cartuchos consumidos en un entrenamiento bien dirigido y las expectativas del tirador con respecto a la permeabilidad del entrenamiento me han hecho cambiar de opinión al paso del tiempo. La mayoría de las fichas técnicas de capacitación de tiro policial en México cubren temas como tiro de precisión, tiro de reacción, tiro en movimiento, empleo de la mano débil, empleo de distintas posiciones, tiro por binomios y en espacios cerrados; temas que se proponen enseñar con sólo 50 cartuchos. Esto significa que en promedio para cada habilidad de las mencionadas (siete en total) el tirador sólo haría siete disparos...

Si consideramos que de forma común se enseñan al menos dos formas de solucionar fallas, el tirador en adiestramiento sólo practicaría tres veces cada solución. Lo que hace que difícilmente haya transferencia de habilidades del campo de tiro al lugar y momento donde el tirador necesite usar esas habilidades para salvar su vida o la de otros.

Como un "sustituto" para la problemática de cartuchos, se ha echado mano de las practicas en seco, que son esenciales para la construcción de habilidad y destreza, pero que requieren estar conectadas con estímulos reales (el disparo del arma) para generar permanencia y aprendizaje a largo plazo en el tirador. Si el tiro en seco no esta acompañado de los disparos del arma de fuego, sería como tratar de aprender a manejar, cambiar velocidades, rebasar, frenar con motor y controlar un carro en curvas cerradas a altas velocidades con un vehículo apagado y estacionado dentro de un garage.

A lo largo de estos años yendo y viniendo entre Ludus PMC y las academias policiales, entre tiradores que traen lo que les pides para un curso de ocho horas y tiradores que llega a un curso de 40 horas con lo que le dan, me he dado cuenta de que es imposible generar el aprendizaje real de tantos temas con una cantidad tan limitada de material, por lo que desde entonces hemos ido reduciendo la cantidad de temas que enseñamos por día y hemos ampliado la cantidad de cartuchos que solicitamos para hacerlo, actitud que no siempre le acomoda, por diversas razones, a las corporaciones y academias de policía con las que hemos trabajado desde entonces.

A través de Ludus PMC he tenido la oportunidad de trabajar con corporaciones que sólo pueden dar 10 cartuchos por tirador para un curso de 40 horas, tiradores deportivos que pueden darte hasta 200 cartuchos para una clase de ocho horas e instituciones del tamaño del Estado Mayor Presidencial o las Fuerzas Especiales del Ejército Mexicano, con las que no hay límite de cartuchos por día siempre y cuando cumplas los objetivos. Este rango de experiencias me ha obligado a ser más honesto con mis tiradores y clientes sobre lo que se puede lograr con el material que se tiene disponible.

Lo que quieras enseñar dependerá totalmente del contexto en el que pretenda usarse el arma de fuego, todos los recursos son limitados sin importar su cantidad, ya sean cartuchos, tiempo para entrenar, dinero o disposición, de tal manera que estos recursos deben estar colocados en las areas que más requerirá el tirador para usar un arma de fuego.

En Ludus PMC el 85 por ciento de los cursos se imparten a tiradores que desean usar un arma de fuego para defenderse, por lo que en mi experiencia (que es un dato completamente subjetivo) puede pasar lo siguiente, tomando en cuenta que el tirador nunca ha tomado un arma, le interesa aprender para aplicarlo en un contexto defensivo, entrenará en seco al menos una vez a la semana y para fuego real al menos una vez cada tres o seis meses:

  • Con diez cartuchos sólo se logra que el tirador sepa lo que es disparar un arma, pero todas las habilidades intentaste enseñar desaparecerán permanentemente casi de manera inmediata.
  • Con cincuenta cartuchos puedes crear una relativa permanencia en desenfundes, tiro referido a cinco metros y probablemente algo de cambios de cargador y solución de fallas (tap y rack) siempre y cuando tengas el material adecuado (cartuchos inertes) y hayas realizado suficiente trabajo en seco.
  • Con cien cartuchos puedes crear de forma semi permanente los desenfundes, tiro referido a cinco metro, algo de precisión si el tirador tiene la facilidad y cambios de cargador si se administran bien los cartuchos. por el contrario, si estos 100 cartuchos se dedican sólo a la precisión, puedes hacer que la mayoría de los tiradores realicen grupos decentes con pistola a unos diez metros.
  • Con trescientos cartuchos puedes generar identificación de blancos, desplazamientos, solución de fallas, tiro de precisión, tiro de reacción y cambios de cargador siempre y cuando los cartuchos estén bien administrados
  • Con quinientos cartuchos, puedes sumarle a lo anterior el empleo de coberturas, posiciones incómodas y tiro en movimiento.
BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates